La vivienda nueva toca su precio máximo histórico

Por en 29 diciembre, 2017

El mercado de la vivienda atraviesa por un momento muy dulce y el mejor síntoma de ello es la evolución positiva de los precios, que se deja sentir, sobre todo, en la obra nueva. Hasta tal punto, que el índice del coste medio absoluto a nivel nacional del Ministerio de Fomento es ya ligeramente más alto que en el pico del boom en 2007.
Exactamente, el valor promedio del conjunto de las transacciones de vivienda libre nueva en España se situó en los 199.464 euros en el tercer trimestre del año. Este importe es un 0,78% superior al máximo anotado hasta ahora -197.912 euros en el cuarto trimestre de 2007- y, por lo tanto, representa un nuevo techo histórico en la cotización de las casas de obra nueva en este cómputo estadístico.

En líneas generales, la principal causa del encarecimiento de la vivienda nueva está clara, según los entendidos: la escasez de oferta, que contrasta con una demanda cada vez más boyante.
El desequilibrio impulsa los precios y pone de manifiesto, por otra parte, uno de los puntos débiles del nuevo ciclo inmobiliario. De este modo, y basándose en la ley de la oferta y demanda, los promotores están subiendo los precios en muchos de los nuevos proyectos.
Respecto a la carestía de oferta, los números hablan por sí solos. En 2017 se iniciará la construcción de apenas unas 80.000 viviendas, cuando los analistas estiman que un país como España necesita unas 150.000 unidades. Además, el mercado arrastra una baja producción desde 2009 que le llevó a tocar un suelo nunca antes visto en 2013 (29.232). De ahí que hoy la vivienda nueva represente menos del 10% de las operaciones totales.
Al margen de la falta de oferta, Gonzalo Bernardos, economista y director del Máster Inmobiliario de la Universidad de Barcelona, explica que detrás de los datos de Fomento hay una muestra que ha cambiado mucho en 10 años: “En 2007, muchas compraventas se realizaban en ciudades pequeñas e incluso pueblos o zonas turísticas, con precios absolutos más bajos, mientras que hoy el producto nuevo se concentra en las grandes ciudades, con un coste más elevado”.
Los precios absolutos dependen también del tamaño de los inmuebles. “Hace una década se vendían pisos más pequeños, muchos de un dormitorio, con un coste total inferior a las tipologías más grandes que predominan hoy, de tres dormitorios”. Más allá de la “estadística orientativa de Fomento”, Bernardos afirma que la vivienda nueva está subiendo y seguirá haciéndolo. “Crecerá”, vaticina, “a un ritmo medio superior al 10% en 2018 porque la banca volverá a dar crédito”. Pese al pronóstico de un encarecimiento de dos dígitos, no cree que pueda hablarse de burbuja porque “se parte de niveles muy bajos”.
Fuente: elmundo.es

Acerca de Editor

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR