PLUSVALIA A DEBATE. Hacienda quiere cerrar ya la reforma del impuesto de plusvalía

Por en 21 noviembre, 2017

Las escrituras de compraventa deberán probar que no hubo ganancia

El Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) tienen previsto mantener mañana martes 21112017 una reunión crucial para cerrar ya cuanto antes la reforma del impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, más conocido popularmente como plusvalía municipal. Se trata de una de las tareas pendientes más importantes desde que el pasado mes de mayo el Tribunal Constitucional declarara contrarios a la Carta Magna varios artículos de la Ley de Haciendas Locales.
El alto tribunal se sumó así a las tesis defendidas por miles de contribuyentes que han estado recriminando a los ayuntamientos la aplicación de este impuesto incluso en transacciones inmobiliarias donde no ha existido ningún beneficio o plusvalía. Con un mercado de precios inmobiliarios a la baja durante más de cinco años, numerosas transacciones se han cerrado por precios inferiores a los de adquisición del inmueble, por lo que muchos ciudadanos recurrieron a los tribunales para defender que tributar por plusvalía en esos casos contradecía el espíritu del propio impuesto. Las últimas cifras oficiales disponibles calculan que las casas acumulan hoy todavía una depreciación superior al 22% de media, respecto a los máximos alcanzados en 2008.

Una vez obtenido el respaldo del Constitucional en mayo pasado, el Ministerio de Hacienda se comprometió a modificar la legislación y aclarar dos cuestiones claves en las que no entró el alto tribunal: cómo habrá que demostrar que efectivamente no se ha producido un incremento de valor y desde qué fecha comienza a operar la aplicación del nuevo tributo.
Hacienda y la FEMP pactarán cómo devolver la plusvalía cobrada de más.
Tinsa calcula que 550.000 casas han pagado de más por plusvalía
Salvo cambios de última hora, el borrador elaborado por el Ejecutivo sobre el que girará la negociación mañana con los ayuntamientos establece un “nuevo supuesto de no sujeción al impuesto para los casos en los que el sujeto pasivo acredite que no ha obtenido un incremento de valor”.

 

La forma de probar esa inexistencia de plusvalía será, según Hacienda, calculando la diferencia entre los valores reales de transmisión y adquisición, aportando, eso sí, los títulos que documenten la transmisión, es decir, las escrituras de compraventa; o bien, en su caso, “los valores comprobados por la Administración tributaria correspondiente”.

En el caso de las herencias o donde no se produce transmisión o venta alguna, Hacienda determina que se tengan como referencia los valores declarados en el impuesto de sucesiones y donaciones. Además, se modifican los coeficientes que se aplicaban sobre el valor catastral de los terrenos en función del número de años en los que se hubiera generado el incremento de valor. El nuevo cómputo será anual hasta un máximo de 20 años. Asimismo, está previsto, tal y como había solicitado la FEMP, que se graven las transmisiones efectuadas con un lapso de tiempo inferior al año, que hasta ahora estaban exentas.

En cuanto a la fecha a partir de la cual se aplicará este nuevo sistema, está previsto que el proyecto de ley de reforma de la Ley de Haciendas Locales entre en vigor el día después de su publicación en el BOE, si bien algunos aspectos, como la exención de tributar por plusvalía en caso de que no exista incremento de valor, serán efectivos desde el pasado 15 de junio de este año, fecha en la que se publicó la sentencia del Constitucional en el BOE.
¿Qué ocurre con las compraventas anteriores a esa fecha? y ¿serán compensados los ayuntamientos por la pérdida recaudatoria que sufrirán? Son dos de las cuestiones que, sin duda, estarán mañana sobre la mesa. Fuentes de la FEMP explican que es urgente que se determine cómo deben proceder los ayuntamientos, ya que se suceden los recursos y los contribuyentes que optan por acudir a los tribunales. Además, seguirán reclamando una compensación por la pérdida recaudatoria, pese a no poder estimarla.

LOS CONTRIBUYENTES AFECTADOS

La tasadora Tinsa ha efectuado un cálculo para estimar cuántas viviendas se habrían vendido en España a un precio inferior al que fueron adquiridas. Es la forma de conocer a cuántos contribuyentes les afectará la reforma de la plusvalía.
Metodología. Esta entidad ha cruzado la información disponible sobre precios de la vivienda, transacciones y el periodo medio de tenencia de las casas vendidas a partir de 2013 (ya que pueden recurrirse solo las operaciones efectuadas cuatro años atrás).
Estadísticas. Con las cifras de los índices de precios que elabora la propia tasadora más los datos de Fomento y el Colegio de Registradores, Tinsa llega a la conclusión que un total de 550.000 casas podrían haber tributado de más por plusvalía. No solo son casas que han sido vendidas, también incluye inmuebles objeto de herencias, donaciones o permutas, que están obligadas a tributar por este impuesto municipal.
Reforma global. Tras estos retoques parciales, los expertos esperan que Hacienda aborde la reforma global de un tributo que está mal diseñado y lo integre en el nuevo sistema de financiación autonómica.
La justicia también tumba el impuesto de plusvalía al vender casas con ganancias.
Varios tribunales anulan la tasa por un error de cálculo de los municipios
3.000 millones de recaudación podrían quedar judicializados, dice reclamador.es
El impuesto de plusvalía se ha convertido en un quebradero de cabeza para los municipios españoles desde que en mayo el Tribunal Constitucional anulara varios de sus artículos rechazando que la tasa, ideada para gravar las ganancias obtenidas por la apreciación de los terrenos, se pueda aplicar cuando los ciudadanos venden un inmueble incurriendo en pérdidas. Más allá, sin embargo, los tribunales han comenzado a tumbar el cobro de este impuesto por un error generalizado en el cálculo realizado por los municipios, lo que invalida también su aplicación incluso cuando atañe a una venta cerrada con plusvalías.
Este error ha abierto un nuevo frente judicial que pone en juego unos 3.000 millones de euros de la recaudación municipal de los últimos cuatro años, según los cálculos realizados por Reclamador.es. También añade un nuevo factor decisivo en la negociación que mantienen el Ministerio de Hacienda y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para reformular este impuesto. Sus representantes tienen previsto reunirse hoy para abordar la revisión de la tasa, oficialmente denominada impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU).
El error radica en la fórmula que vienen aplicando los ayuntamientos. Según establece el artículo 107 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2004, la base imponible del impuesto de plusvalía municipal debe determinarse a partir del valor del bieny con un porcentaje de incremento, fijado en las ordenanzas locales, para estimar la apreciación registrada durante los años que lo ha tenido su último propietario.
Sin embargo, los ayuntamientos se limitan a multiplicar esta variable por el último valor catastral disponible, lo que arroja un cálculo sobre el incremento de valor que tendrá el bien en el futuro, no una estimación de lo que se ha revalorizado durante su tenencia. Es decir, si un vecino adquirió una vivienda en 2007 y la vende ahora, el cálculo de la plusvalía que se realiza con el valor catastral de 2017 arroja una estimación de su evolución en los próximos 10 años, no una evaluación de su variación en la última década.
“Los ayuntamientos calculan mal la base imponible, siempre a su favor y cobran al contribuyente hasta un 37,5% más del importe debido. Cada vez más sentencias así lo recogen”, explican desde Reclamador.es. Esta plataforma digital de servicios legales viene facilitando a los interesados un canal para pleitear y el cálculo matemático de un perito que demuestra las incorrecciones de la actual fórmula aplicada para cobrar el impuesto.
“El error de cálculo en la plusvalía afecta a todos los contribuyentes de este impuesto”, aseveran los abogados de la firma, explicando que los vecinos tienen hasta dos años para reclamar lo abonado si han hecho una autoliquidación, como es habitual en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga. En aquellos ayuntamientos que realizan la liquidación, el contribuyente tiene solo un mes para reclamar, advierten.
Teniendo en cuenta estos factores, y el hecho de que en los últimos 48 meses se han recaudado 10,63 millones de euros en aplicación del impuesto de plusvalías a 5,14 millones de transacciones, desde Reclamador.es estiman que los municipios han podido llegar a cobrar indebidamente 3.016 millones de euros que los vecinos todavía pueden reclamar.
Esta situación, unida al demoledor dictamen del Tribunal Constitución que anuló varios de los artículos de la norma, prometen marcar el rediseño de un impuesto que Hacienda y los municipios buscan rediseñar hoy para seguir cobrándolo sin que los jueces tengan ya motivos para impedirlo.

UNA FÓRMULA CONTROVERTIDA

La fórmula actual: Desde Reclamador.es, avalados por un creciente número de sentencias, consideran “incuestionable” que la fórmula aplicada por los ayuntamientos para calcular el impuesto de plusvalía, “al tomar un valor catastral actual del suelo y multiplicarlo por el número de años y por el coeficiente o porcentaje anual de incremento en función de los años”, arroja un incremento del bien a futuro, no el de los últimos años. Si no se simplifica la ley, como estudia Hacienda, la fórmula correcta para calcular la base imponible, ilustran, sería: (valor catastral fecha devengo) x (número de años) x (% de incremento) / 1 + [(número de años) x (% de incremento)]. Al multiplicar esta base por el tipo de gravamen se obtendría la cuota.
La reforma: El Ministerio de Hacienda y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) se reunirán este medio día para negociar la nueva formulación del llamado impuesto de plusvalía. La idea es calcular esta comparando documentalmente el valor actual del inmueble frente al que tenía originalmente. El nuevo diseño permitiría arrojar un cálculo real de la evolución del precio del inmueble en los últimos años (en lugar de ofrecer estimaciones de su apreciación futura), a la vez que evitaría que una venta a pérdidas compute como una plusvalía.

La plusvalía municipal: ¿Cómo y cuándo puede reclamar por este impuesto?

En mayo, el Tribunal Constitucional declaró nulo el cobro de la plusvalía municipal. Este es un impuesto que los ayuntamientos cobran a los inmuebles que han perdido valor en el momento de su venta. Sepa cuánto puede recuperar usted si está en esta situación.
Las personas que vendieron su inmueble por debajo del valor de compra después del año 2013 y pagaron el impuesto de plusvalía deben reclamar a los ayuntamientos su devolución, apuntan desde la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin),
Estos son los aspectos que hay que conocer antes de decidirse a reclamar:

¿Cuándo se devenga el impuesto y quién tiene obligación de abonarlo?

Desde Tinsa explican que solo debe abonarse este impuesto en las operaciones de venta de inmuebles de naturaleza urbana. En transmisiones de fincas rústicas no se paga. Además, la persona que debe responder a este tributo es distinta en función de cada operación.

  • Al realizar una compraventa: Lo paga el vendedor (a excepción de Navarra que lo paga el comprador)
  • Al adquirir un inmueble por herencia o donación: Lo paga el heredero o donatario.
  • En un leasing inmobiliario: Debería pagarlo la entidad financiera como que ha sido la propietaria y quien transmite el inmueble, pero la práctica habitual es repercutírselo contractualmente al que ejercita la opción de compra, es decir al comprador.

¿Qué grava o por qué se pagaba este impuesto?

Esta tasa grava el incremento del valor del terreno del inmueble durante el periodo de tenencia, es decir entre la fecha en la que se adquirió y la fecha en la que se transmitió, con un máximo de 20 años.
A pesar de ser esta su definición, la fórmula de cálculo de la administración siempre arroja una cifra positiva porque multiplica el valor catastral del suelo del año de la última transmisión por un % de incremento que establece la normativa municipal en función del número de años transcurridos.
Paradójicamente personas que han perdido dinero con la venta de sus inmuebles se ven obligados a pagar este impuesto, señalan desde Tinsa.

¿Quién puede reclamar?

Cualquier persona que haya vendido su inmueble y haya tenido que abonar el impuesto de plusvalías municipales podrá recurrir este pago. Eso sí, siempre que la venta se realizara después de 2013, ya que si han pasado más de 4 años desde la operación, el caso ha preescrito, señalan los expertos.

¿Cuánto capital se puede recuperar?

Si la persona ha vendido el inmueble por un valor inferior al que le costó, puede recuperar el 100% de lo pagado por plusvalía.

¿Cómo se debe reclamar?

Los expertos recomiendan a los ciudadanos que primero lo paguen y después lo reclamen al ayuntamiento. Hay varios pasos a seguir.

  • Pagar el impuesto. Siempre se recomienda pagar el impuesto y luego reclamar su devolución para evitar intereses, recargos, multas, etc.
  • Escrito de solicitud de rectificación y devolución. El primer paso para recuperar lo pagado en concepto de plusvalía es presentar un escrito de solicitud de rectificación y devolución de ingresos indebidos ante el Ayuntamiento al que se pagó el impuesto en primer lugar. En dicho escrito debe figurar la cantidad de la que se pide la devolución.
  • Recurso de reposición o reclamación económico-administrativa. En caso de que el Ayuntamiento rechace la solicitud de devolución, se debe proceder, en el plazo de 30 días, a presentar un recurso de reposición ante el mismo órgano que lo dictó o una reclamación económico-administrativa ante el Tribunal Económico-Administrativo municipal competente. El recurso de reposición es potestativo, ya que puede prescindirse de él e interponerse directamente la reclamación contencioso-administrativo.
  • Procedimiento judicial. En caso de que se desestime el recurso de reposición o reclamación, se agota la vía administrativa y se abre la vía judicial. Se procede entonces, en el plazo de dos meses, a presentar un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia competente.
  • Devolución. El Tribunal Superior de Justicia, en principio, en consonancia con la reciente sentencia del Tribunal Constitucional, estimará el recurso y fallará a favor de la devolución del pago del impuesto más los intereses de demora.

 

Fuente: elpais.com

Acerca de Editor

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR